top of page

La barbarie


Hoy he visto en medios de comunicación una noticia que sólo cabe ser definida como execrable. No la voy ni a comentar, porque es seguramente lo más bajo que pueda hacer un ser ¿humano?.


Tal y como es entendible, muchos de los que comentaban la noticia en RRSS piden que el acusado sea ahorcado o fusilado sin siquiera un juicio.

Pues, por difícil que pueda resultar de entender en determinadas ocasiones, es en este tipo de casos cuando más importante es el estado de Derecho, ese que nos provee de todas las garantías legales enmarcadas en un proceso judicial justo, y con presunción de inocencia mediante.


Considerar que ciertos casos no merecen la celebración de un juicio con tales garantías, por muy graves que sean los hechos, nos conduciría, como sociedad, a la barbarie, a la anarquía, a un status quo donde, al final, mandaría el que más fuerza tuviera, aquél que se impusiera a los demás.


Se empieza por un caso, y se acaba por todos al final, pues todos pueden afectarnos en algún momento de nuestra vida de un modo u otro, y justo ahí, en ese preciso instante, es cuando todos echaríamos de menos esas garantías legales que ahora criticamos al vernos movidos por nuestras pasiones.


Que nunca perdamos aquello que nos ha costado muchas generaciones conseguir


www.gjuridicojimenezpastrana.com


gjuridicojimenezpastrana@gmail.com


953 04 51 87

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Estos últimos años las RRSS han invadido nuestras vidas, no es que formen parte de ellas, es que las han tomado al asalto, así, directamente. Ya no sabemos vivir, parece, sin postear algo -o todo- en

Sí, martes y 13, y encima septiembre. Día negro para muchos imagino, pues casi lo mejor sería volverse a la cama, ¿no? O quizás no. En cualquier caso hoy te propongo pasar por debajo de una escalera,

Con determinada frecuencia escuchamos que tal o cual abogado es maravilloso, no pierde ni un juicio, siempre consigue resultados extraordinarios, indemnizaciones de las que solucionan vidas, en fin, e

bottom of page