¿Y éste que sabrá?

Cuando te ves en un proceso judicial -penal, civil, etc.- nadie sabe más que tú del tema.


En principio seguro que es así, luego… puede ser, entonces te ves en la absoluta posesión de la verdad. Al volante totalmente.


Si es que el tema es tuyo, es parte de tu vida, has vivido ese conflicto desde su origen.


Y ahora viene un abogado a decirte como llevarlo, ¿quién se creerá que es?


Esto lo vemos los abogados día a día, semana a semana, pero es parte de la labor profesional. Asumirlo, entenderlo y gestionarlo de forma conveniente para los intereses del cliente.


Me ha ocurrido varias veces. Gente que tiene una idea muy clara sobre como enfocar un tema, lo que hay que poner en la demanda o en la denuncia o en la querella, y que sabe también lo que decir en el juicio, no necesita que nadie se lo diga, y espera además de forma impaciente su turno estelar para conseguir que el juez vea la luz.


Vaya, una intervención de esas que tanto vemos en las películas de Hollywood.


Recuerdo una vez que, en la misma puerta de la sala de vistas, y a pocos minutos de empezar el juicio, un cliente incluso reconoció haberme engañado previamente para poner cosas en la contestación a una demanda porque así él podría decirle al juez lo que pensaba de la demandante, pero que ahora no estaba muy seguro de si hacerlo o no, y me preguntaba por mi opinión…


Todo aquello fue de su propia cosecha, lógicamente erróneo y malo para sus intereses. La renuncia por mi parte a su defensa llegó muy poco después, obvio.


Por si crees que un abogado puede llevarte los temas mejor que tú mismo:


www.gjuridicojimenezpastrana.com


gjuridicojimenezpastrana@gmail.com


953 04 57 87

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Estos últimos años las RRSS han invadido nuestras vidas, no es que formen parte de ellas, es que las han tomado al asalto, así, directamente. Ya no sabemos vivir, parece, sin postear algo -o todo- en

Sí, martes y 13, y encima septiembre. Día negro para muchos imagino, pues casi lo mejor sería volverse a la cama, ¿no? O quizás no. En cualquier caso hoy te propongo pasar por debajo de una escalera,

Con determinada frecuencia escuchamos que tal o cual abogado es maravilloso, no pierde ni un juicio, siempre consigue resultados extraordinarios, indemnizaciones de las que solucionan vidas, en fin, e